Estudiante extranjera deportada

Aggie Hoffman

Mi nombre es Aleida y vivo en Venezuela.

Quería saber que debería hacer en este caso: mi hija estuvo estudiando en un colegio público en Estados Unidos, en un condado donde se permite legalmente a jóvenes en edad escolar estudiar mientras estén de vacaciones. Se fue a cursar el último año de la escuela secundaria (high school) allá, donde vive su tío. Entró a USA usando el US waiver program, [renovado] cada tres meses.

En abril hubo una cancelación del vuelo y salió de EE.UU. un día tarde. Cuando quiso regresar no la dejaron ingresar y la devolvieron a su pais. Aparentemente allí fue esposada y encarcelada. Le dijeron que no puede volver a usar el US waiver program y debía hacerlo con una visa. Tengo entendido que no se puede estudiar en colegios públicos en EE.UU. y una de las preguntas que hacen en la forma para obtener visa de turista es precisamente si se ha estudiado en EE.UU. Sin embargo en el condado donde está la escuela donde estudió se tenía ese privilegio para los extranjeros, por lo que entendimos que no había nada ilegal en lo que hizo.

¿Hay algo que se pueda hacer para poder obtener una visa de turista? ¿hay alguna multa que se deba pagar para poder arreglar el asunto? Podrá de alguna forma obtener una visa de turista ¿que se debe hacer?

De lo que usted dice parece que su hija violó los términos de su “visa waiver” – vale decir el programa que le permite abstenerse de obtener una visa – en varios aspectos. Al estudiar lo que ha sucedido es importante comprender que en Estados Unidos existen diferentes niveles de leyes. La ley federal es la suprema y aplica en todos los estados y territorios de la nación. Le sigue la ley estatal, pero cada estado tiene sus propias leyes que podrían diferir de las de sus vecinos. Luego, existen leyes de condados y municipales. Como la ley federal es suprema, ninguna otra ley puede contradecirla.

La inmigración es objeto de las leyes federales, y cualquier ley estatal que contradiga sus provisiones puede ser declarada anticonstitucional por los tribunales. Por lo tanto, el hecho de que la escuela secundaria haya permitido a su hija asistir legalmente carece de importancia, si es que ella estaba violando las leyes migratorias federales. E ignorar las leyes no constituye una excusa para no cumplirlas.

En cuanto al caso en sí, las acciones de su hija conllevan diferentes consecuencias adversas. En primer lugar, si bien asistir a una escuela usando una visa de turista o el “visa waiver” no es una violación a la ley, ello está limitado a solo uno o dos cursos y no a una participación de tiempo completo. Además, la ley federal limita la asistencia a una escuela secundaria pública en estos casos a doce meses.

En segundo lugar, al haber su hija asistido a la escuela en un plan de tiempo completo, violó los términos legales que dictaba su estadía y en consecuencia su presencia en Estados Unidos se convirtió en ilegal.

Tercero: la ley federal requiere que estudiantes extranjeros paguen el costo no subsidiado de la educación secundaria pública. La suma debe ser determinada por la escuela a la que asistan.

Cuarto: aunque sea por un solo día, al quedarse en el país por más tiempo que lo estipulado en su programa “visa waiver”, su hija queda automáticamente descalificada del programa. Para volver a Estados Unidos, debe solicitar la visa correspondiente.

Quinto: la violación más grave de la ley sería la posibilidad de uso fraudulento de una visa. Esto sucede porque cada vez que Juana reingresó a Estados Unidos con la “visa waiver”, lo hizo pretendiendo que entraba como turista y no como estudiante. Esto podría ser considerado como una tergiversación de un hecho material con el propósito de engañar. Constituye una tergiversación de los hechos porque no revela el verdadero propósito de su intento de ingresar al país. Es considerado relativo a un “hecho material” porque si el gobierno hubiese sabido la verdad, ella no hubiese cualificado para entrar con su “visa waiver” y se le hubiera pedido una visa estudiantil.

Es por estas razones que el cuestionario en la solicitud de visa de turista pregunta si el solicitante tiene planes de estudiar en Estados Unidos. Si así fuese, entran en consideración requerimientos financieros, incluyendo el pago a la escuela pública por el valor de la educación impartida, o bien, la presentación de evidencia de que se ha inscrito en una escuela específicamente autorizada por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos con base en el formulario I-20, así como una evidencia de que cuenta con el dinero suficiente para pagar por el costo de los estudios y gastos de supervivencia. Todo esto está relacionado con la solicitud de una visa estudiantil (F-1).

Su hija confrontaría quizás más obstáculos, como por ejemplo si el consulado estadounidense en su país considera que carece de intenciones de no inmigrar. En otras palabras, que no le crea que una vez terminados sus estudios volvería a su país. Y si bien la ley permite presentar una garantía monetaria de este retorno, depende totalmente del consulado recibirlo o recomendarlo.

Además, porque ha sido removida de Estados Unidos, tiene prohibido el retorno por cinco años.

Todo esto demuestra cuán complejas son nuestras leyes de inmigración. Una persona que no esté familiarizada con los múltiples obstáculos en el intento de conseguir una visa puede crear una determinación negativa e irreversible. Es por esa razón que siempre, siempre es mejor consultar con un abogado de inmigración certificado y experimentado en el inicio del proceso de conseguir una visa a Estados Unidos.

Bookmark the permalink.